Entosur, finalista en Andalucía por la Escuela de Organización Industrial

Cinco proyectos se enfrentan mañana en la final del Concurso de Emprendedores Joly-EOI-IDEA

Jóvenes que se resisten a hacer la maleta para buscarse la vida fuera de Andalucía. Éste es el perfil de los finalistas del Concurso de Emprendedores Universitarios organizado por Grupo Joly, la Escuela de Negocios EOI y la Agencia IDEA, que ya va por su decimotercera edición y que supone una importante oportunidad para aquéllos estudiantes que prefieren plantar cara a la crisis y al paro montando su propia empresa. La búsqueda de formación y contactos con los que apuntalar su aventura empresarial es lo que les mueve a participar en el certamen, que mañana mismo desvelará quiénes son los ganadores.

Habrá tres premios. El vencedor se hará con una beca completa para cursar un máster para postgrado valorada en más de 18.000 euros, y disfrutará de la incubación de su proyecto en un Centro de Apoyo al Desarrollo Empresarial (CADE) de Andalucía Emprende. Los dos accésit recibirán media beca para un máster de postgraduado valorada en más de 9.000 euros, mientras el resto de finalistas se llevará la formación recibida y la pertenencia y apoyo de la EOI a lo largo de la vida de su empresa.

En la actual edición del concurso se inscribieron 101 participantes y son 66 los proyectos que se han puesto en pie. De éstos, cinco se han hecho un hueco en la final por ser innovadores, viables técnica y económicamente, y generadores de riqueza y empleo. Nueve jóvenes de toda Andalucía están detrás de las iniciativas.

Los granadinos Alejandro Gómez y Miguel Cruz son los impulsores de Human Energy, un proyecto que revolucionará los gimnasios. Su idea es crear un dispositivo que recoja la energía calorífica de bicicletas estáticas y elípticas para generar electricidad para el consumo propio del centrofitness. Están trabajando en su prototipo y ya probará durante todo este año en el centro deportivo Serviocio de Granada. Para 2016, sus planes pasan por llevarlo a más de 30 centros con 80.000 usuarios. “A una cadena de 30 gimnasios le haremos ahorrar 90.000 euros anuales de los que nuestra ganancia serán unos 40.000”, explican.

Tras Entosur se encuentra el extremeño afincado en Almería José Luis Sánchez, que persigue la producción masiva de insectos para la alimentación animal. Su idea es desarrollar un nuevo producto, una harina de alto valor nutricional procedente de los insectos, mientras tanto; abastecer a zoológicos, criaderos de animales exóticos, tiendas especializadas y usuarios particulares con insectos vivos para alimentación animal. “Al sustituir la harina de pescado y soja reduciremos el impacto ambiental producido por la sobrepesca y la tala indiscriminada para el cultivo de soja”, subraya.

Lander es el nombre con el que los jiennenses Javier Nogales y Felipe Gómez han bautizado a su proyecto. Se trata de un servicio de consultoría agrícola e ingeniería para empresas transformadoras (almazaras y cooperativas) que se centra en la gestión de las fincas de manera remota gracias al uso de drones o cuadernos de campo digitales. “Apostamos por la aplicación de la tecnología a un sector tradicional como el olivar; arrancaremos en la provincia de Jaén, pero en 2020 cubriremos toda Andalucía y no descartamos acercarnos a otros cultivos como el viñedo”, avanzan.

Un granadino, Alberto Sánchez, y una malagueña, Rocío Bueno, impulsan Easy Stay, una aplicación para la interacción entre huésped y hotel. Permitirá a los viajeros realizar su check-in sin necesidad de hacer cola, reservar servicios pagando a través del móvil y contactar con el hotel gracias a un servicio de mensajería instantánea. Los emprendedores esperan introducir su herramienta en 18 hoteles este año. “Nos centraremos en el mercado nacional, pero, una vez consolidados, daremos el salto fuera de España al ser un producto totalmente escalable”, señalan.

Scada3D Solutions está promovida por la jiennense Anabel Moreno y los granadinos José Romero y Mónica Molinero. Su meta es innovar en los sistemas de telecontrol usando diseños 3D para reflejar las instalaciones monitorizadas (redes de agua, electricidad…). “Trabajar con modelos 3D, algo que no hace ninguna empresa, permite evitar errores de interpretación de las pantallas, ya que lo que aparece se asemeja mucho a la realidad”, subrayan. En consecuencia, los operarios pueden responder antes a cualquier alerta y actuar desde el sistema.